*Por María Jose Murcia

La disrupción del Covid-19, la aceleración de la digitalización de la economía y el cambio en los valores del consumidor que están redefiniendo el rol de los negocios en la sociedad, alentando a la adopción de objetivos -además de económicos- sociales y medioambientales, imponen nuevos desafíos de gestión en relación con la sustentabilidad. Ahora bien, más allá de cuál sea tu sector, negocio y tamaño de organización concretos, ¿qué notas distintivas tiene una gestión sustentable del mismo?

María José Murcia

La gestión sustentable de un negocio se distingue por estar regida por lo que se conoce como el principio de materialidad. Dicho principio dispone que cada negocio ha de monitorear (esto implica relevar, medir y buscar hacer progresos), de forma continua, aquellos aspectos o temas que reflejan el impacto económico, medioambiental y social más significativo de su estrategia de operación y que, al mismo tiempo, más sustantivamente definen o influyen en la evaluación y decisiones de sus grupos de interés o stakeholders. En este sentido, muchas empresas gestionan la sustentabilidad de sus negocios usando matrices o tablas de doble entrada, donde en un eje o entrada se aprecia la evaluación de los temas de sostenibilidad en función de su relevancia para el negocio, mientras que el otro representa la evaluación en términos de orden de importancia de estos mismos temas por parte de los stakeholders.

Los aspectos más relevantes o “materiales” en materia económica, social y
medioambiental que contribuyen a la creación de valor sustentable de un negocio y que han de ser debidamente gestionados, dependerán de:

A. La naturaleza del tema o aspecto a medir que, al mismo tiempo, es contingente al rubro o sector donde el negocio opera. Por ejemplo, monitorear la presencia de ciertos nutrientes en el suelo y la calidad del mismo, será mucho más relevante para una empresa agropecuaria, que para una empresa que programa software. Es, por tanto, muy útil estudiar los temas materiales de otras empresas de nuestro sector o entorno, para definir la lista relevante de temas a gestionar.

B. La perspectiva de la comunidad de stakeholders relevante en torno a dicho tema. Entre los grupos de stakeholders más relevantes, típicamente encontramos a colaboradores, clientes, el directorio o consejo de administración, los proveedores, la comunidad de pertenencia del negocio y la sociedad civil. En relación con la comunidad, éste es un actor especialmente relevante para el sector PyME, que tiene un ámbito de influencia y una localidad mucho más clara que en el caso de grandes empresas que manejan cadenas de valor globalmente dispersas.

C. La evidencia disponible. En otras palabras, la posibilidad de relevar y medir efectivamente si se ha progresado en este tema. En suma, una gestión sustentable del negocio implica monitorear de forma continua el impacto material del mismo. La elaboración de un análisis de materialidad implica el seguimiento de 3 pasos básicos:

  1. Definir los temas materiales a gestionar para mi negocio concreto.
  2. Definir los grupos de interés más relevantes.
  3. Elaborar herramientas de consulta para cada grupo de interés y de medición para cada uno de los temas materiales.

*María José Murcia es Assistant Professor, Strategy & Sustainability, del IAE Business School.

incest porn, real incest, incest videos, incest sex porn,porn movies,free porn,free porn movies,sex,porno,free sex,tube porn,tube,videos,full porn,xxx,pussy World's Best XXX Porn Platform
Free Porn, hd sex

Porn Watch, Hd Porn,Free Porn,Free Sex Videos

Free Porn

hd sex

watch the best quality sex site.