Por Guillermo Fraile

El mundo y, especialmente, nuestra región están viviendo cambios impensados hace un año y medio. La aparición de la crisis ha sido rápida, intensa, general y profunda; aún desconocemos su alcance, su duración y el abordaje definitivo de las soluciones. Hablar del 2019 ya suena a prehistoria, convencidos de que hay que empezar a construir un futuro diferente, hasta en nuestros modos de relacionarnos. Estamos sobresaturados de propuestas de escenarios que varían de forma constante y con una sobreinformación que nos quitan el tiempo y la concentración, y la mayoría de las veces no nos ayudan a mantener la calma y el reposo necesarios para concentrarnos en lo importante. Nuestra vulnerabilidad se ve evidenciada – por primera vez en mucho tiempo– hasta llegar en muchos casos a vivir momentos de angustia y desesperanza.

Pero es, precisamente, desde allí que debemos empezar a reconstruir el futuro. Deseamos dejar una huella indeleble de nuestro paso por este mundo. Y si no somos nosotros, la clase dirigente, la que se pone el desafío a los hombros, es muy probable que esta mejor sociedad a la que aspiramos quede solo en una utopía.

Debemos buscar el objetivo más ambicioso que los seres humanos deseamos en este mundo, que es vivir en paz y de manera próspera. Por eso, hay que empezar a actuar ayudando a los demás a ver las realidades que vivimos, no como problemas imposibles de solucionar, sino como desafíos que nos llevarán a tener un espíritu optimista, capaz de cambiar realidades. La ocasión hay que crearla, no esperar a que llegue.

Chesterton solía decir que “el optimista es el que sostiene que vive en el mejor de los mundos posibles; el pesimista es el que se lo cree”. Nos ha tocado vivir esta realidad, para mejorarla y hacer de nuestro entorno, con los talentos recibidos que nos han puesto en un lugar de liderazgo en la sociedad, un lugar donde se pueda vivir en paz y crecer en comunidad. En la familia, en el trabajo, con nuestros amigos. Si somos pesimistas del futuro, nos paralizamos y los cambios no se realizarán.

A pesar de las contrariedades que vivimos, de la necesidad de estar remando a contracorriente, de las habituales malas noticias que nos llegan por los medios, y aunque suene contradictorio, repito, es la hora del optimismo. Es la actitud de un líder, con los pies bien puestos sobre el piso, pero con el corazón y la cabeza que saben volar por encima de la tormenta para ayudar a tanta gente a alcanzar lugares donde no llegarían por sus propios medios.

Con esta actitud cambiará nuestro modo de ver la realidad y podremos vivir este sabio consejo que me dio mi padre: “No te olvides que a veces hace falta tener al lado caras sonrientes”.

*Guillermo Fraile es Profesor Titular del Área Académica de Dirección Financiera del IAE Business School.

incest porn, real incest, incest videos, incest sex porn,porn movies,free porn,free porn movies,sex,porno,free sex,tube porn,tube,videos,full porn,xxx,pussy World's Best XXX Porn Platform
Free Porn, hd sex

Porn Watch, Hd Porn,Free Porn,Free Sex Videos

Free Porn

hd sex

watch the best quality sex site.